Seguramente tienes claro que la lactancia materna es la mejor forma de alimentar a los recién nacidos y bebés pues es bien sabido y reconocido por la comunidad científica y la sociedad en general que la leche humana es favorece el desarrollo adecuado de tu bebé. La Organización Mundial de la Salud, la Academia Americana de Pediatría y las principales sociedades pediátricas europeas recomiendan ofrecerla de forma exclusiva durante los primeros seis meses de vida y como parte de la alimentación infantil al menos durante los primeros dos años de vida.

Durante el embarazo, el cuerpo de la madre se prepara para instaurar la lactancia y  muchas madres tienen el deseo de amamantar, pero esto no siempre fluye adecuadamente por lo cual es recomendable que asistir a un grupo de apoyo a la lactancia de forma presencial y disponer del acompañamiento oportuno de un profesional sanitario calificado y prolactancia

Si enfrentas retos o dificultades para amamantar te ofrezco un acompañamiento profesional y respetuoso donde encontraremos alternativas personalizadas en caso de complicaciones que pueden surgir con la práctica de la lactancia como:

  • Dolor en el pecho
  • Problemas con el agarre
  • Bebé con cólicos, rechazo a mamar, dificultades en el aumento de peso o ganancia insuficiente
  • Uso de fórmulas
  • Dificultades con la producción
  • Relactación
  • Lactancia cuando el bebé está enfermo o se encuentre hospitalizado
  • Destete natural y destete nocturno